octubre 30 2020 0Comment

Serf en primera persona: “Yo recomiendo sí o sí mi colegio y el sistema Serf”

Fuente: RedSerf Chile.

Conversamos con José Pablo Muñoz y Junior López, estudiantes de segundo y tercero medio del Instituto Agrícola Pascual Baburizza (IAPB) acerca de sus experiencias en el colegio, cómo ha sido su proceso de aprendizaje en con el sistema Serf, la situación a la que han debido enfrentarse en pandemia y cuáles son sus aspiraciones a futuro.

José Pablo ingresó al IAPB en primero medio, había estudiado hasta octavo básico en una escuela con sistema tradicional y en el segundo semestre de ese año comenzó el proceso de búsqueda de un liceo. Nos cuenta que no sabía nada de su actual colegio, pensaba que era un fundo. Tampoco conocía el sistema Serf. “Cuando quedé en el IAPB tuve una sensación de alegría porque el campo me gusta y mi abuelo estudió acá. Yo no lo sabía realmente, sabía que había estudiado en ese sector, pero no que era en ese colegio. Cuando me enteré fue como sentirlo a él ahí”, relata el joven estudiante.

La experiencia para Junior fue un tanto distinta, él viene de República Dominicana y llegó hace algunos años a Chile. En su primer año acá estuvo sin estudiar, para luego ingresar a un colegio con sistema tradicional donde relata haber tenido una mala experiencia. “El sistema me discriminó en alguna parte. No estuve con especialistas que estuvieran muy adaptados o que preparados para enseñar. Eso lo digo porque sufrí discriminación de una funcionaria de ese colegio, que fue una profesora. Fue un entorno muy malo para mi aprendizaje y para mí. Estuve bloqueado todo el año escolar pensando que yo era el estorbo, que yo era el del error, siendo que no era así”.

Estudiantes en el predio del IAPB

Colegio nuevo, metodología nueva y nueva forma de enfrentar el aprendizaje

Para ambos jóvenes el IAPB se transformó en una experiencia nueva. Para José Pablo el principal cambio estuvo relacionado con la metodología de aprendizaje. “Cuando entré a 1° medio, los primeros seis meses fueron difíciles porque el sistema tradicional es materia, materia, materia y prueba. Pasar a este sistema en el que te evaluaban con logrado, logrado con excelencia, nivel inicial, etc. era una cosa muy distinta. No terminaba un tema y había una prueba. No terminaba una parte de la unidad y te ponían una nota. Debo decir que hubo un gran cambio en mí, porque los primeros seis meses yo no estaba seguro y me costaba”.

Su proceso de adaptación demoró un tiempo. Según nos cuenta, durante el primer semestre de ese año su rendimiento estuvo cerca del promedio 4, pero durante el segundo semestre entendió cómo funcionaba el sistema, “cuando me di cuenta de para dónde iba Serf, me fui como un tubo para arriba. Me sorprendí por cómo me ha ido. Terminé ese año con promedio 6,1. Ahora, por ejemplo, con los temas, que están modificados, son articulados, entiendo que con esto lo que hacen es mostrarnos que en alguna parte del tema hay algo que te engancha, mostrarnos que hay algún motivo para desarrollarlo”.

José Pablo Muñoz

José Pablo asegura estar agradecido con el sistema Serf, “la verdad es que me animo a hacer tareas, quiero seguir, seguir y seguir. Voy en el tercer tema articulado, los mismos especialistas me dicen que estoy muy adelantado, siento que necesito avanzando y no parar”.

“Cuando empecé a estudiar acá me tocó con un profesor que me hizo ver que el problema no era yo y otros especialistas también me mostraron lo mismo”, así de tajante es Junior al relatar las primeras impresiones que tuvo del IAPB. Él nos cuenta que siente que en este colegio es donde aprendió que puede llegar a hacer muchas cosas. “Me han dado miles de oportunidades. Con ellos me di cuenta de que puedo hacerlo. El sistema tradicional fue muy discriminatorio para mí y el sistema Serf fue todo lo contrario, fue una oportunidad”.

Pandemia, educación a distancia, especialistas y tutores

Ambos estudiantes destacan las buenas relaciones que existen entre tutores y estudiantes, y especialistas y estudiantes. Indican que uno de los factores que ha permitido mantener el entusiasmo en el proceso educativo a distancia en medio de esta pandemia es justamente el acompañamiento que todo el cuerpo docente ha realizado y la preocupación permanente que han demostrado por sus estudiantes.

Junior López

Para Junior, a pesar de que el proceso de educación a distancia ha tenido sus complicaciones, y de que él como estudiante reconoce haber tenido también algunas dificultades, destaca la labor del IAPB en general y las ventajas que ofrece estudiar con Serf. “Nos hemos mantenido comunicados, los profes se han mantenido comunicados con nosotros. Nos han dejado demostrar la autonomía que hemos desarrollado, han respetado nuestros tiempos. El colegio se ha hecho muy responsable de nosotros. Nos mantenemos comunicados con internet, con un computador. En un sinfín de cosas el colegio ha demostrado preocupación por nuestro aprendizaje”.

En tanto José Pablo reflexiona en relación a la situación sanitaria que enfrentamos y la respuesta del equipo docente del establecimiento. “Creo que se sabía que el Coronavirus iba a llegar a todo el mundo. Tal vez con esto uno se estresa y se complica más, pero creo que la principal motivación para que los estudiantes sigamos trabajando es la preocupación de los profesores”.

Otro punto que destaca este estudiante, es el constante acompañamiento que ha recibido por parte del colegio. “Están pendientes de que nosotros estemos bien, de que el desarrollo del tema esté bien. Cualquier otro profesor podría venir y decir: ‘Tiene toda la materia en el cuaderno, le ponemos un 7’.  Pero acá se preocupan de que los estudiantes comprendan la información y que sepan explicarla de buena manera. Yo me siento feliz en este colegio. El tutor está pendiente de que nosotros estemos bien en todo ámbito. Capaz que se olviden de alguna cosa, pero también se encarga de otros 30 estudiantes”.

Proyecciones para el futuro

Junior está a un año de terminar educación media y ya tiene claro el camino que quiere seguir en el futuro. Para él ganar la beca para hacer una práctica profesional en Nueva Zelandia es una opción válida que lo llena de optimismo. “Creo que vienen muchas cosas buenas del colegio para mí. Tener una posibilidad de beca al salir de cuarto medio es algo bien importante, porque no todos los colegios lo ofrecen. Quisiera ir para allá (Nueva Zelandia), expandir mis conocimientos en el extranjero. Como vengo de afuera, ya estoy en el extranjero, y no va ser difícil adaptarme. Quiero ir en representación del colegio. Pero también, quisiera seguir estudiando y obtener un título de ingeniería en aviación. Es difícil, pero es lo que quiero estudiar, la otra alternativa es seguir con la carrera agrónoma”.

Quisimos terminar este testimonio haciendo la misma pregunta a ambos estudiantes, las respuestas son algo distintas, pero dan cuenta de lo mismo, los dos se sienten parte de su institución y creen firmemente en la metodología Serf como una herramienta que potencia los aprendizajes.

Si tú a algún amigo le tuvieras que contar sobre tu colegio y el sistema que utiliza, ¿qué le contarías del Instituto Agrícola Pascual Baburizza y el sistema Serf?

Junior: Tengo muchas cosas para contarle. En el ámbito personal, lo calificaría con un 100. Le diría que se vayan a nuestro colegio por el simple hecho de que este colegio demuestra demasiado interés conmigo y que jamás ha sido discriminatorio, como me pasó en el antiguo. Le diría que el sistema es muy adecuado para nosotros, que no se basa solamente en una nota, sino en el aprendizaje que obtenemos. Nuestro colegio siempre nos va a hacer saber que a pesar de que no saqué un 7, como lo planeé, sí pude obtener un aprendizaje.

Además, que el colegio no se basa en las notas y no se basa solamente en los tiempos, no me lleva como una máquina, sino que se adecúa a nosotros y nos hace sentir personas, no como en el sistema tradicional en que todo tiene que ver con tiempos. “Hoy te paso esto, mañana tenemos que ver esto y si no lo viste te quedas atrás”, al final vas a ser evaluado con una nota, no vas a ser evaluado por tu compromiso con el aprendizaje.

Les diría que hay escoger al IAPB por Serf y por lo responsable que se han hecho de nosotros. El colegio se ha portado muy bien conmigo, y yo creo que también con todos mis compañeros. Yo recomiendo sí o sí mi colegio y el sistema Serf.

José Pablo: Cuando le conté a mis amigos que me venía al IAPB, me dijeron que ese liceo era súper fácil, que iba a tener puros 7 y que no iba a tener que esforzarme nada. En primero medio, en el segundo semestre, les recordé el comentario que me habían hecho y les dije que sus cerebros estaban solo con la visión del sistema tradicional y que no conocían otros sistemas de aprendizaje.

Este sistema, por lo menos a mí, me ha abierto un mundo. El año pasado estábamos haciendo un producto por el día del libro, llevaba 5 minutos trabajando y le pregunté al profesor si estaba bien lo que yo hacía. El profesor me dijo que lo hiciera, que tenía que desarrollarlo y confiar en mi trabajo. Creo que el sistema Serf ayuda a tener mayor seguridad de uno y sobre lo que está haciendo.