octubre 13 2020 0Comment

IAPB: Temas articulados, trabajo colaborativo en tiempos de pandemia

Fuente: Red Serf.

En el actual contexto de pandemia y de clases a distancia, el Instituto Agrícola Pascual Baburizza ha desarrollado una estrategia de trabajo en función a la articulación de temas. Esta alternativa colaborativa tiene por misión unir asignaturas que tengan objetivos de aprendizaje o habilidades compatibles y que permita trabajar de forma complementaria. A través de esto último, se busca bajar la carga académica del estudiante, focalizar su trabajo, maximizar su concentración y el tiempo que dedica a realizar los temas, sin perder de vista la calidad en los aprendizajes y la pertinencia.

Según nos explica María José Malhue, especialista de matemáticas, y coordinadora de ese departamento, la primera experiencia en relación a la articulación de temas se dio durante el año 2019, oportunidad en la que se contactaban algunas asignaturas que trabajaban en conjunto para que el estudiante pudiera avanzar. “A partir de ese trabajo, que era muy fructífero en el uno a uno, el equipo directivo propuso esto al cuerpo docente”.

Comienzo del trabajo colaborativo

La propuesta tuvo una buena respuesta por parte del equipo de especialistas, quienes comenzaron a trabajar en la priorización de temas antes de que el Ministerio levantara su propuesta oficial. “A partir de nuestra priorización y de la del Mineduc, nos cuestionamos cómo articular esos objetivos con el propósito de bajarle la carga académica a los estudiantes. En 3 y 4 medio hacer 13 o 14 temas es harto. Y, además, desde sus casas, en un contexto que no manejamos y en el que no podemos incidir como nos gustaría”, explica María José.

Proceso de elaboración de temas articulados

Una herramienta que permitió facilitar el trabajo en este proceso, fue la matriz de articulación donde los especialistas registraban los objetivos que buscaban priorizar y abordar en los temas articulados. Revisaban ese documento y se contactaban para hacer la articulación de los temas. “Por ejemplo – señala María José –  me contacté con el especialista de ciencias, le comenté que iba a trabajar estadísticas y que él iba a trabajar el sistema nervioso. Acordamos la forma en que podríamos generar la articulación, yo desde la interpretación de los datos y él desde los sistemas del cuerpo. Decidimos hacer un experimento, así los estudiantes tendrían que recoger datos y hacer interpretaciones. Con la idea empezamos a desarrollar el tema. Pero la articulación se da entre varios ramos. Hay una gran variedad de temas”.

Para María Antonieta García (en la foto), ingeniero agrónomo y especialista del área TP, “ha sido una experiencia rica en lo profesional. Muy desafiante, presenta los límites que algunas veces uno maneja para poder integrar de forma natural los objetivos de aprendizaje, las habilidades que se busca desarrollar en cada asignatura. La experiencia con los estudiantes ha sido muy buena porque ven el panorama completo”.

En su experiencia como especialista, “la agricultura es una ciencia multidisciplinaria y los estudiantes le tomaron el peso al ver presentadas un abanico de materias”. Ella nos cuenta que el tema en el que está trabajando de forma articulada está compuesto por 4 asignaturas.  “Los estudiantes pueden apreciar todo el proceso productivo agrícola y relacionarlo con emprendimiento, con inglés”. La docente es clara al indicar que este cambio amplió la visión de los estudiantes “en ese sentido, desde la idea del tema hasta la puesta en práctica con los estudiantes, el desarrollo por parte de ellos, y la interiorización de contenidos y el desarrollo de habilidades ha sido realmente sorprendente” agrega.

Proyección de este trabajo en el futuro

Ambas docentes indican que, si bien en el IAPB no pretenden que todos los temas sean trabajados de forma articulada, entienden que es una práctica que ya se instaló en el liceo. Indican reconocer y apreciar varios beneficios asociados a este tipo de trabajo, los que han sido especialmente valorados en medio de esta pandemia.

María Jose Malhue nos comenta que a fines de 2019 realizaron temas articulados con lenguaje, los que tuvieron como objetivo potenciar habilidades en estudiantes que eran fundamentales para pasar de curso. “Desde lenguaje era la comprensión lectora, el análisis de ideas, desde matemáticas la interpretación de algunos datos y la interpretación de algunos procesos matemáticos. Hicimos este tema y, si bien no lo hicieron todos porque estaba focalizado, resultó muy buena esa experiencia de aprendizaje”.

La especialista aclara que, si bien no todas las planificaciones y no todos los temas podrán desarrollarse de forma articulada, siempre va a existir la posibilidad de que al detectar conexiones que se den de forma natural, que mantengan la calidad del aprendizaje y que hagan más significativo el proceso para los estudiantes, estas articulaciones se mantendrán.

Ritmo y Calidad de los aprendizajes

En relación a la evaluación del ritmo y calidad de los aprendizajes María Antonieta nos cuenta que ésta viene desde “la relación que puedan tener los estudiantes de los contenidos y sus aplicaciones, en cómo declaran poder vivir estos aprendizajes en el futuro. Las aplicaciones que, de hecho, ya ni siquiera las relacionan con las materias que ellos conocen dentro del colegio, que era lo habitual, sino que ven cómo lo pueden proyectar. Les abre un panorama y ellos lo expresan en la sustentación”. En relación al ritmo, la docente indica que está relacionado directamente con el cumplimiento de los compromisos que asumen los estudiantes, con respetar los tiempos que ellos mismos planifican y los niveles de logro que aspiran a tener cuando comienzan los temas, “siempre se genera un compromiso al comienzo, con planificador en mano” puntualiza.

¿Qué recomendaciones les harían a otras comunidades educativas Serf que pudieran interesarse por replicar este sistema de trabajo?

María José: Uno tiene que superar esta visión fragmentada de la educación que viene de nuestra formación, del modelo educativo tradicional en Chile. Eso es lo primero que tuvimos que hacer nosotros. Estoy viendo funciones, pero funciones no solamente lo tengo que ver desde las matemáticas, sino que lo puedo ver desde otras asignaturas. Lo primero que uno tiene que hacer como docente es estar dispuesto al trabajo colaborativo en todo momento, que es lo que se da en estos casos en el desarrollo de los temas articulados y tener presente que las asignaturas conversan entre sí y que se puede llegar a acuerdos en cuanto a la evaluación, los procedimientos, la metodología. No es sencillo, pero uno llega a buen puerto a través de la conversación y el compartir ideas. Esa es la recomendación: sacarse los prejuicios que uno tiene.

María Antonieta: Primero una apertura mental importante, porque estamos resignificando un proceso laboral, pedagógico también. Partimos por nosotros, tenemos que aprender a trabajar colaborativamente, que, si bien es el espíritu que en el colegio se fomenta, en la práctica presencial no se nos había dado la oportunidad de vivirlo de esta manera. Nos vimos enfrentados a la necesidad de poder ofrecer a los estudiantes, alternativas pertinentes, acorde a sus necesidades, esto porque ahora no están en el colegio, así que hay que personalizar mucho más, y esas adaptaciones deben hacerse; considerando, además del ritmo e intereses, el contexto socioafectivo. Por lo menos en mi caso, la pregunta central cambió de “¿cómo le gustaría?” a “¿qué es lo que necesita?”, y desde ahí nosotros transformarnos y transformar nuestro trabajo. Tener la disponibilidad de trabajar en equipo, pero de verdad, codo a codo y con entrega”.

Dos ejemplos de temas artículados

En este enlace podrán acceder a dos temas que las especialistas amablemente compartieron con nosotros, para que los demás miembros de la red pudiesen conocer de primera mano los resultados de este proceso de articulación curricular.