Reseña Histórica del Instituto Pascual Baburizza

La Fundación de Beneficencia Pública, denominada Instituto Pascual Baburizza de Educación e Investigación Agrícola, fue creada en octubre de 1941 con el objeto de difundir en el país la instrucción y promover el adelanto de las ciencias y de las artes relacionadas con la industria agrícola. Don Pascual Baburizza Soletic dejó disponible, a través de su Testamento, los recursos necesarios para la construcción, mantención y funcionamiento de una Escuela Agrícola (el actual Instituto Agrícola) dotándolo de la infraestructura necesaria para cumplir con la tarea de dar formación técnica a jóvenes chilenos. En 1945 se incorporan los primeros alumnos y desde 1950 egresan al mundo del trabajo agrícola, los primeros técnicos, cumpliendo con reconocida eficiencia una variada gama de funciones, lo que se ha traducido en un enorme prestigio a lo largo de todo nuestro país.

En los años 70 el Instituto se vio afectado por diversas situaciones, que le provocan una disminución significativa de la superficie agrícola, que sustentaba hasta esa fecha los costos de la educación gratuita impartida originalmente, viéndose enfrentada a problemas económicos y financieros que casi acaban con su existencia a fines de los 80.

En 1990, para evitar que esta obra desapareciera, don Andrónico Luksic Abaroa, a través de la Fundación Andrónico Luksic A. se hace cargo de lo que quedaba de la Hacienda San Vicente y del Instituto Agrícola. Imprimiéndole un nuevo impulso al Instituto, apoyándolo para mantener la infraestructura, renovar el equipamiento y financiar diversas actividades de interés educacional, con la finalidad de regresarlo al sitial que tuvo.

En el año 1994, la Fundación delega la administración Académica del Instituto a la Corporación Educacional de la Sociedad Nacional de Agricultura CODESSER, entidad con vasta experiencia en el desarrollo de proyectos educativos en el área de la enseñanza Técnico Profesional Agrícola.

En el año 2011 se crea la Fundación Educacional Luksic, que actúa como Sostenedor del Instituto Agrícola, lo que lleva a generar cambios organizacionales que provocan que éste, sea el último año de administración CODESSER. Finalmente, en el año 2012 se inicia un período de mayor autonomía y trabajo con asesores académicos externos.

Fundación Andrónico Luksic

La Fundación Andrónico Luksic Abaroa es una entidad privada sin fines de lucro, cuyo objetivo principal es brindar la posibilidad de educación, capacitación y superación a jóvenes de escasos recursos. La que se imparte en algunos casos en establecimientos propios, en un ambiente sano y provisto de los recursos humanos, materiales y tecnológicos de primer nivel.

Para desarrollar esta misión, el Consejo Directivo evalúa proyectos que posibilitan de mejor forma las acciones educativas y culturales de gran impacto y desarrollo social.

Uno de los canales que materializa el apoyo docente a estudiantes en riesgo social, es el Instituto Agrícola Pascual Baburizza de Los Andes,

que alberga a 330 jóvenes de distintas regiones del país, de los cuales, 180 se encuentran en régimen de internado.

¿Quién fue Pascual Baburizza?

Pascual Baburizza Soletic nació el 28 de Abril de 1875 en Kolocep, una pequeña isla cercana a la histórica ciudad de Dubrovnik, en Croacia. Su infancia transcurrió en un período de grandes convulsiones político sociales en la zona de los Balcanes, que se encontraba bajo la dominación del Imperio Austro Húngaro. La pobreza y la incertidumbre lo lanzó, muy joven, en la búsqueda de un milagro que salvara su existencia y la de su familia. Llegó al norte de Chile, con 17 años de edad, atraído por el auge económico del salitre. Vivió los peores rigores de la pobreza y la nostalgia en un mundo que no era el suyo, en una adolescencia ajena, en una ciudad polvorienta, donde reinaba la naturalidad del desierto en la esperanza de muchos inmigrantes.

Don Pascual Baburizza llega a Chile e inmediatamente busca trabajo, se emplea en una ferretería, de la que luego se retira para contratarse en una mercería, los vecinos rápidamente notaron que este joven croata tenia buena disposición para el trabajo organizado y perseverante, y por eso surgió rápidamente, no tarda mucho en llegar a ocupar un alto puesto en el ferrocarril salitrero de Iquique, para luego, por sus características personales, llegar a ser socio de una industria que abastecía de carne a algunos veleros que llegaban al puerto. Se hizo experto en este negocio, de tal forma que pronto tomo a su cargo el suministro de la mayoría de las oficinas salitreras, empezó a comprar carne directamente, venia él mismo a seleccionar el ganado a los fundos de los valles de Aconcagua, O´Higgins y Colchagua, en estas vistas a la zona central del país se inspiro para crear más tarde un conjunto de empresas agrícolas.

El 11 de Noviembre de 1918, veintiséis años después de su llegada a Chile, termino la guerra en Europa, el regocijo de los croatas fue enorme, sé penso que desearían volver a su tierra natal, para invertir allá los dineros que habían reunido. Pero fueron muy pocos los que abandonaron el país, revelaban así mucha gratitud a la tierra que los había acogido. Don Pascual Baburizza se queda y continúo desarrollando con gran ánimo y perseverancia sus empresas, incursionando con mucho éxito en el negocio del salitre, llegando a ser una de las fortunas más importantes de América.

¿Quién fue Andrónico Luksic?

Andrónico Luksic Abaroa nació en Antofagasta el 5 de Noviembre de 1926, hijo de Policarpo Luksic, un inmigrante Croata, y Elena Abaroa, de origen Boliviano, estudio Derecho en la Universidad de Chile y luego se fue a Francia a estudiar Economía. Sin embargo, ya en esta época evidenció su interés por los negocios. Su agudeza y austeridad le permitieron hacerse allí de un pequeño capital, con el que posteriormente adquirió un porcentaje de la Concesionaria Ford, en Antofagasta.

En esta empresa conoció a unos franceses, a quienes adquirió un porcentaje de una mina de cobre que luego vendió a inversionistas japoneses. Y así despertó su interés por la minería, afición que lo acompaño toda su vida.

En los años siguientes se dedico intensamente a la exploración minera, salía -el mismo- a recorrer el desierto y los cerros, y en una entrevista señaló “muchas de las minas que poseo las encontré en los recorridos que por años efectúe en el norte de Chile”.

Su seriedad y los ahorros que siempre se esforzó por reunir le permitieron acceder a créditos que invirtió en diversas empresas. La crisis de los 80 lo encontró con liquidez, algo que siempre procuro tener. Compro Madeco, Lucchetti y CCU, con un socio alemán.

El gran empresario se despidió del mundo de los negocios el 5 de noviembre de 2004, justo al cumplir 78 años abandonó la ultima presidencia que ocupaba, la de Antofagasta Plc, compañía que maneja el negocio minero de la familia.

Fueron 55 años de intensa dedicación a un mundo fascinante para él, que encajó muy bien con su espíritu resuelto y “busquilla”, con su habilidad para adelantarse a los tiempos, para medir riesgos y descubrir oportunidades. Partió en los años ´50 distribuyendo vehículos Ford y llegó a formar un sólido holding con intereses en las áreas minera, financiera, alimentos y bebidas, telecomunicaciones, manufacturera e inmobiliaria, cuyo patrimonio conjunto actualmente supera los U$ 4.200 Millones, siendo el mayor grupo económico del país y uno de los principales de Latinoamérica.

Don Andrónico Luksic Abaroa, falleció el 18 de Agosto de 2005 en su residencia de Santiago.